Orgullo y Bushido

6778_Strength_of_the_Unicorn_2

Habían pasado más de tres horas desde que llegaron a las puertas del castillo de Iuchiban, el ejército estaba cansado por más de diez años de luchas sin esperanza y todos esperaban unHonorsVeilimga última batalla, para demostrar que eran merecedores del respeto de sus ancestros. Sabían que detrás de esos enormes muros de se encontraba la gloria, el honor. Pero los cientos de centinelas apostados sobre los muros no mostraban intención de salir, detrás de sus mascaras monocromáticas no mostraban emoción alguna. Sin un ejército al que enfrentarse, sin una posibilidad de luchar ni tiempo o armas para asediar el maldito castillo Iuchiban y sus aliados impíos traerían la destrucción a todo.

Los líderes de la resistencia estaban contrariados no había forma de hacerlos salir, si ellos no lo querían, quienes se encontraban detrás de esas murallas no tenían honor al que apelar eran menos que humanos, solo bestias escondidos detrás de la piel de hombres.

Solo un caballo partió hacia las enormes murallas del castillo, si no podía insultar su honor se a
provecharía de su orgullo y de su soberbia, quizás no era la forma más honorable de hacerlo pero había tenido una excelente maestra, a quien si los kamis lo permitían quería volver a ver.

——————————————

Las enormes puertas de roca se abrieron para dejarlo pasar, para su sorpresa y pesar todo el castillo estaba preparado para el combate, y los seguidores de Iuchiban se podían contar en miles, fue conducido por una escolta de 10 hombres enmascarados hacia una habitación donde se encontraba el hechicero oscuro, la mujer de cabellos blancos y un hombre negro como la noche sin luna.

-Bienvenido Shinjo Hikaru, acaso el gran general Unicornio viene a entregarme su katana y rendir su ejército –dijo el Hec11535_135561Hechicero sin levantarse de su trono.

-Por el contrario Iuchiban, vengo a pedir tu rendición, si lo haces prometo por mi honor que no matare a todos tus hombres y te ofreceré una salida honorable –respondió el Unicornio

La pareja se rio, mientras ella acaricio el cuerpo del hombre oscuro, que permanecía en silencio observando al samurái

-Pobre Unicornio con aires de grandeza, acaso has olvidado lo que tengo –dijo la mujer sonriéndose- Si no rindes a tu ejercito tu hija morirá de una forma muy lenta, me rogara por el jigoku.

Shinjo tuvo que calmar todos sus pensamientos, pero  incluso sus músculos se tensaron solo necesitaba un instante para atacarla y le arrancaría de su boca las palabras ella no podría lastimar a Hanako nunca más, era difícil contenerse, tod8264_Blackmailing_the_Emerald_Champion_2os su corazón deseaba atacarla matar a la perra, busco en su mente la paz y fue cuando la escucho como hace mucho tiempo que no lo hacía, la voz de Sugei.

-Esposo, puedes resistir el frio pero no contener el invierno, no dejes que tus impulsos te nublen sonríe a tus enemigos y recupera a nuestra hija.

Una  mueca de sonrisa se dibujo en los labios de Hikaru –Si algo le sucede a mi hija ni tu padre podrá salvarte niña, pero no vengo a hablar con segundos, Iuchiban mi ejercito espera por tus hombres supongo que no tendrás miedo de salir a recibirnos

-Hikaru-san no tengo necesidad de pelear mañana al atardecer todo esto abra terminada y yo habré vencido como estaba destinado.

-No puedes vencer hechicero pero no me extraña que la cobardía fuera una de tus mañas me sorprende que tu aliado oscuro fuese tan cobarde como tu –dijo el Shinjo sonriéndole al ser de sombras

-Insignificante humano –escupió el aliado de Iuchiban –crees que temo a algo tan bajo como tú, podría matarte sin esfuerzo si quisiera, solo te salva el que Iuchiban te quiera vivo… de momento

-Un cobarde y otro que se esconde en la cobardía del anterior, grandes guerreros hay escondiéndose detrás de los muros de piedra, le temen a un samurái y a su ejército, solo somos hombres y seguimos de pie después de tanto tiempo.

Iuchiban se levanto con ira con ira preparándose para lanzar un hechizo, cuando el hombre oscuro se para delante.

-El es mío. –dijo secamente.

-Haz lo que quieras cozombien él, pero que sufra –respondió el hechicero.

-Alto –dijo Hikaru – son valientes de repente, con tan solo un frágil humano, si este humano logra herirte me darás mi guerra y no te esconderás mas detrás de las murallas.

-jajajaja –rio Iuchiban- por supuesto samurái si logras tocar a mi aliado te daré tu guerra

-Júralo… con tu sangre –respondió el Unicornio

-Sabes muchas cosas samurái

-Tuve excelentes maestros, hechicero

Iuchiban tomo su wakizashi y se corto el brazo a la altura de la muñeca, dejando caer unas gotas en el suelo y recitando en un antiguo idioma esta se volvió de un negro oscuro.

-Mi sangre, mi esencia, mi poder –termino el conjuro

-El hombre oscuro observo al hechicero –Ya puedo?

-Acabalo.

El ser oscuro se difumino en sombras vivas, en ese estado ningún arma lo podía lastimar, mientras él podía hacer mucho daño, su figura humanoide fue mutando hasta transformarse en un enorme dragón todo conformado por sombras. En un veloz movimiento el dragón voló hasta el lugar donde se encontraba el samurái con ambas garras extendidas como cuchillos para desgarrar todo su cuerpo.

Si bien el dragón era muy rápido sus movimientos eran predecibles para un duelista, alguien acostumbrado a leer los movimientos de una katana podía reconocer con el suficiente tiempo para esquivar cada ataque, pero para atacar debía sacrificar tal defensa.

El dragón de sombras rugía de frustración mientras flotaba por los aires antes, de volver a embestir hacia el cuerpo de Hikaru.

-Esto va a doler –dijo el samurái – liberando a penas su katana con su mano izquierda para poder dar un solo golpe, debía ser muy rápido, más rápido de lo que jamás había sido, en solo un golpe de iaijutsu, para poder tocar a su enemigo, solo necesitaba tocarlo para que el imperio tuviese una oportunidad.

El dragón se abalanzo con furia pero esta vez Hikaru no se corrió si no que rodo hacia adelante liberando su katana para cortar el estomago del dragón, chudapero no fue lo suficientemente rápido la garra izquierda del monstruo alcanzo a rasgar parte del cuerpo del samurái a la izquierda del estomago.

Pero de igual forma el golpe de Hikaru alcanzo al dragón, cortando su estomago, la katana del samurái al entrar en contacto con la carne de sombras comenzó a brillar de un color azul fuerte, y del dragón emano un liquido oscuro como el aceite que lo obligo a volver a una forma humanoide frente al samurái.

El Unicornio adopto una posición de defensa y mirando al hechicero dijo

-Cumple tu palabra

-Vete –grito el hechicero

-El oscuro se interpuso entre la salida y el samurái

-Déjalo ir, ya te enfrentaras a el mas tarde –volvió a hablar Iuchiban

El oscuro se movió, de la entrada

-Nos veremos mañana al amanecer cuando destruya a tu ejercito  samurái

-Cuando quieras –respondo Hikaru

No fue hasta que salió del castillo que se tomo la herida en su estomago, no podía mostrar debilidad alguna, pero anhelaba que los shugenjas pudiesen curarla, porque en ese estado no aguantaría otra pelea.

 

 

One thought on “Orgullo y Bushido”

  1. Hikaru me caia bien hasta que dejo que trataran de “Perro sucio sin honor” a uno de sus subordinados y no dejo que se saldara la ofensa…

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s